Contáctanos

Presupuesto rápido

900 900 346

Mi cesta (0)

Reductores de velocidad

Los badenes, cojines berlineses, etc., son un complemento de las señales verticales que ayudan a mejorar la seguridad vial. Es importante que sean muy visibles: con colores que contrasten o con reflectores. Y también que tengan la altura adecuada para no dañar a los vehículos. Esta sección te ofrece una amplia gama de elementos reductores. ¡Asegura tus vías y tus aparcamientos privados!

17 producto(s)

Filtrar por Ordenar por

Parrilla Lista

Filtrar por :
Altura  
25mm(1)
40mm(1)
50mm(6)
55mm(2)
60mm(2)
65mm(1)
68mm(1)
70mm(1)
75mm(4)
Anchura  
12mm(1)
170mm(1)
1800mm(1)
210mm(1)
250mm(2)
300mm(2)
305mm(2)
360mm(1)
400mm(1)
425mm(1)
430mm(2)
465mm(1)
Longitud  
1000 mm(1)
115 mm(1)
150 mm(1)
1830 mm(3)
2.5 m(2)
200 mm(1)
210 mm(1)
235 mm(1)
250 mm(3)
267 mm(1)
3000 mm(2)
340 mm(1)
410 mm(1)
5 m(2)
500 mm(2)

De acuerdo con la normativa FOM/3053/2008, los reductores de velocidad deben colocarse en los tramos o los puntos donde hay riesgo de accidente o atropello (calles residenciales, cerca de colegios, zonas de obras, etc.), o para advertir de la proximidad de un paso de peatones.

Bandas reductoras, badenes, cojines berlineses, resaltos o reductores lenticulares. Estos dispositivos se utilizan con el objetivo de mejorar la seguridad vial. Su funcionamiento es muy sencillo: transmiten una incomodidad en los conductores y los pasajeros de los vehículos a partir de una determinada velocidad, lo cual hace disminuir la velocidad del tráfico.

Preguntas frecuentes: reductores de velocidad

¿Para qué sirven?


Los reductores de velocidad se utilizan como complemento de las señales verticales, con el objetivo de:

  • lograr una velocidad de circulación reducida;

  • advertir de la proximidad de un paso de peatones;

  • centrar la atención en la conducción en determinados puntos;

  • mejorar la seguridad de la circulación.

¿Dónde se colocan?


El uso de reductores de velocidad es ideal para ralentizar el tráfico de vehículos en:

  • entradas y salidas de aparcamientos;

  • zonas de trabajos o en obras;

  • inmediaciones de colegios;

  • barrios residenciales con fuerte afluencia de peatones;

  • áreas urbanas muy concurridas.

¿Qué reductor de velocidad debo elegir?


Lo primero que hay que tener en cuenta es dónde se va a colocar y qué tipo de vehículos circularán por encima. Se pueden clasificar en 3 categorías:

  • Para vehículos de manutención (almacenes): altura de 20-30 mm, velocidad máx. de 5 km/h.

  • Para vehículos ligeros (vías de acceso y aparcamientos): altura de 50-60 mm, velocidad máx. de 30 km/h.

  • Para vehículso pesados (vías privadas): altura de 70-75 mm, velocidad máx. de 15 km/h.


La altura es el primer criterio que hay que tener en cuenta para no dañar los vehículos. Sin embargo, también hay que pensar en el material del que está hecho (acero, caucho, etc.) y el tipo de visibilidad (a través del contraste de colores, añadiendo elementos reflectantes, etc.).

Por último, hay modelos que incluyen canales para la protección de los cables y los hilos que están por el suelo. Eso permite reducir los accidentes y mejorar la seguridad.

Productos relacionados


La Señal de "Resalto en la vía" os permitirá alertar de la proximidad de un reductor de velocidad.

Si queréis diseñar vosotros mismos señales de circulación personalizadas, ahora es posible gracias a nuestra herramienta en línea Creator.

Con el fin de ofrecerte el mejor servicio posible Seton utiliza cookies. Cerrar